Ingrese lo que desea buscar

Que no es chiquiclaun

No somos una escuela para el escenario, por lo mismo no realizamos presentaciones en las clausuras, los cierres son internos.

No somos un centro psicológico, no evaluamos, no diagnosticamos, no etiquetamos.

No separamos por la misma edad, ya que los juegos están destinados para que el menor pueda socializar y autorregularse para la vida misma, donde no siempre se encuentran con niños de la misma edad.

Nosotros trabajamos para el reconocimiento interno del menor, para que el mismo menor se contemple bien, levantando su autoestima desde un sentir único y auténtico en cada alumno, desarrollando resiliencia y autonomía. Nosotros NO trabajamos para que el menor sea solamente bien visto por los demás (reconocimiento externo – aplausos), nosotros confiamos que esto llegará por añadidura al conectar con su sentir único y auténtico.

“El gran problema de la educación formal es que confundimos educar con instruir, teniéndole miedo a los procesos y a la autonomía de los niños, lamentablemente lo aprendimos así y somos padres desde esa forma instructiva de educación, correspondiente a una sociedad patriarcal donde el adulto es el que manda y el niño es el que hace caso; desde aquella perspectiva patriarcal, si le diéramos más libertad a los niños, ella causaría mucho miedo y la palabra libertinaje aparecería inmediatamente en los padres, y todo ello me suena más a tener miedo a perder el dominio sobre los niños, lo que también me suena  a un dictador con miedo de perder su poder.”
– ANTONIO REYES –