Ingrese lo que desea buscar

Nuestro abordaje

En Chiquiclaun Nuestro trabajo está dirigido a la educación emocional, buscamos la autorregulación emocional a través de la interacción lúdica. Para ello utilizamos juegos, danza expresiva, juegos teatrales, meditación, y el Clown como herramienta vincular que profundiza y consolida todo el proceso interior del niño.

Chiquiclaun se basa en el juego, ya que a través de el los niños expresan simbólicamente su propia vida: sus emociones, necesidades, aspectos inconclusos, trabas y sus frustraciones; por ello mismo es sano que tengan un espacio en donde puedan libremente enojarse, ponerse tristes y alegrarse, es decir un espacio en donde sean ellos mismos. Además en el juego los chicos pueden establecer vínculos con otros participantes, quienes también tienen emociones, y en esa interacción los chicos aprenden a vivir en lugar de sobrevivir, y van desarrollando auto-estima y empatía porque empiezan a ver al otro ser humano con sus propias emociones al igual que a si mismos.

Trabajamos con el calor, ya sea calor grupal o personal, esto es importante para darnos cuenta cómo funciona el menor emocionalmente ante la frustración corporal; así mismo el calor protege los músculos y a las articulaciones de alguna lesión en caso haya algún accidente durante el juego.

El programa no tiene inicio ni final formal, ya que no consideramos que el aprendizaje para la vida sea cuestión de módulos académicos o niveles de aprendizaje; creemos que el aprendizaje para la vida es continuo, es por eso el alumno puede ingresar en cualquier momento al taller, dependiendo de que haya vacantes.

LOS  PROCESOS SON INDIVIDUALES E INTERNOS. Es decir cada organismo es único e irrepetible y por lo tanto sus procesos y ritmos interiores también lo son.

Importante

Para que los padres o cuidadores puedan entender la experiencia de los menores y los beneficios que ellos tienen en clases, es necesario que asistan a las charlas que se realizan en nuestra institución (Preguntar fechas, no tiene costo adicional), de lo contrario podrían no entender nuestras estrategias de abordaje y en lugar de apoyar los progresos emocionales de los menores podrían hacer lo opuesto.

En dichas charlas informaremos la fundamentación de nuestras estrategias de abordaje, profundizando en la necesidad del menor y diferenciándola de la necesidad del padre, madre o cuidador, buscando así el desarrollo genuino del niño. Al asistir a estas charlas los padres o cuidadores podrán aprender una manera más saludable para entender el desarrollo de los menores y de relacionarse con ellos.

“Educamos para la vida, y esto es difícil de explicar a los padres puesto que en un inicio creen que el único tipo de educación está en las escuelas y en la parte cognitiva; no conociendo u olvidando que hay un motor espiritual y emocional – afectivo, que es muy importante para su vida adulta, incluso más que los conocimientos académicos que puedan aprender.”
– ANTONIO REYES –